¿Usan internet para recrearse y no para aprender?

9 11 2014

Según el estudio Contexto escolar y social del aprendizaje en Colombia (los resultados aún no aparecen publicados en la página del ICFES),  los estudiantes usan internet para ocio y no para estudiar. No es un resultado que sorprenda. La experiencia trabajando en educación y el testimonio frecuente de muchos maestros así lo sugiere: los estudiantes entran a internet a jugar, a compartir en redes sociales o a ver videos. Todo ello con fines recreativos y con poca frecuencia para apoyar su aprendizaje.

En 2011 se publicó el estudio La generación interactiva en Iberoamérica 2010 (Bringé, Sadaba y Tolsá, 2011) en el que los resultados para Colombia muestran que niños y adolescentes entran a internet principalmente para visitar páginas web, como se puede ver en la siguiente tabla:

Usos de internet por escolares en Colombia 1

Usos de internet por escolares en Colombia 1

Usos de internet por escolares en Colombia 2

Usos de internet por escolares en Colombia 2

Usos de internet por escolares en Colombia 3

Usos de internet por escolares en Colombia 3

Fuente de la tabla

Los niños y adolescentes que participaron en este estudio (7.110 estudiantes colombianos mediante encuesta online) usan Internet “para visitar páginas web”, lo que no dice mucho. Lo interesante es ver el detalle de lo que hacen en esas páginas, que es lo que muestran los demás datos: entran a ver o compartir videos (no sabemos si algunos sean educativos), a chatear (puede ser sobre las tareas que estén realizando), a redes sociales (también podría ser para hacer tareas), a jugar (hay muchos juegos educativos), etc.

También dicen Bringué y sus colegas (2011, p 133):

Si hay algo que caracteriza a la Generación Interactiva, a la luz de los datos, es su preferencia mayoritaria por el ocio y el entretenimiento mediado por la tecnología.

Según el estudio del ICFES los niños y adolescentes que presentaron las pruebas SABER (más de un millón cien mil estudiantes) dejan claro que el uso de internet tiene poca relación con temas educativos (al menos es la conclusión del titular de prensa de El Tiempo).

¿Por qué ocurre esto? No lo dicen los estudios, pero podemos aventurarnos a dar algunas respuestas.

Bringué y colegas (2011) indagaron sobre la cantidad de horas que los niños y adolescentes dedican a hacer tareas en sus casas. Estas son las cifras:

Horas semanales dedicadas a hacer tareas

Horas semanales dedicadas a hacer tareas

Es poco tiempo semanal, lo que da pie a  pensar en la primera alternativa para responder a la pregunta por qué no usan internet con fines educativos: porque no lo necesitan. O no les dejan tareas, o no hacen tareas.

¿Y cuánto tiempo dedican a Internet? Casi la misma cantidad de tiempo:

Horas semanales de uso de internet

Horas semanales de uso de internet

Fuente del gráfico

Ahora, supongamos que el tiempo que están en internet lo dedican a actividades educativas. ¿Qué clase de actividades realizan?

En el 2013, Chile aplicó la prueba SIMCE-TIC a una muestra representativa conformada por 11.185 estudiantes de Segundo Medio (décimo grado) con el fin de conocer el nivel de desarrollo de las Habilidades TIC para el Aprendizaje que han alcanzado. Los resultados, según la página de Enlaces (2014) muestran avances en la apropiación de las TIC para usos básicos:

…El 46,9% de los estudiantes se encuentran en un nivel Inicial. En tanto un 51,3% de los estudiantes se encuentran en un nivel Intermedio y un 1,8% en nivel Avanzado. En términos generales, los resultados indican que los estudiantes han logrado las habilidades necesarias para comunicarse con sus pares y buscar información en medios digitales. Sin embargo, las habilidades cognitivas más complejas que implican el procesamiento y generación de información son logradas por un porcentaje muy menor de los estudiantes.

Si se puede generalizar el caso chileno a Latinoamérica, los estudiantes usan internet para acceder a información, pero no tienen las habilidades necesarias para evaluarla, crear nueva información, organizarla, analizarla o integrarla. El gráfico del informe de Enlaces (2013) así lo muestra:

SIMCE TIC 2013

SIMCE TIC 2013

Los resultados anteriores sugieren que en alguna medida los estudiantes usan internet con fines educativos, pero es un uso básico. Me atrevo a pensar que lo hacen para realizar tareas que probablemente resuelven copiando y pegando la información que encontraron en la primera página que les arrojó el buscador (no es una exageración, esto lo encontramos en una investigación con estudiantes de educación superior).

Lo expuesto previamente muestra que  los estudiantes no están alcanzando una adecuada alfabetización informacional, fundamental dentro de las habilidades del Siglo XXI. Esto implica que no se están formando ciudadanos competentes para manejar información, para evaluar si lo que encuentran en las redes o lo que les proveen los medios es confiable o verídico, para generar nuevos productos de conocimiento a partir de diversas fuentes o para solucionar problemas cotidianos que requieran de información. No se está formando, como debiera ser, el pensamiento crítico.

Tenemos parte de la responsabilidad en que los estudiantes no utilicen internet para aprender. Es importante generar ambientes de aprendizaje, proyectos, tareas o actividades que les permitan fortalecer la competencia para manejo de información en todas sus dimensiones. Dejar de lado la asignación de tareas que impliquen repetición o recolección de información y plantear tareas más creativas, de análisis, opinión, diseño, en las que los estudiantes tengan que comunicar sus propias ideas, en distintos formatos (texto, imagen, audio) luego de documentarse en múltiples fuentes de información.

 

Referencias

Bringé, Sadaba y Tolsá (2011). La generación interactiva en Iberoamérica 2010. Consultado el 8 de noviembre de 2014 en http://www.generacionesinteractivas.org/upload/libros/La%20Generacion%20Interactiva%20en%20Iberoamerica%202010.pdf

El Tiempo (2014). Jóvenes colombianos usan computadores para ocio y no para estudiar.Consultado el 8 de noviembre de 2014 en http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/educacion/computadores-y-educacion-en-colombia/14769338

Enlaces (2013). SIMCE TIC. Evaluación de habilidades TIC para el aprendizaje. Resultados nacionales. Consultado el 8 de noviembre de 2014 en http://www.enlaces.cl/tp_enlaces/portales/tpe76eb4809f44/uploadImg/File/2014/documentos/simcetic/Resultados_SIMCE_TIC_2013.pdf

Enlaces (2014). SIMCE TIC  Resultados 2013. Consultado el 8 de noviembre de 2014 en http://www.enlaces.cl/index.php?t=44&i=2&cc=2441&tm=2

 

 





Aprender a aprender

25 01 2013

 

Aprender a aprender es la competencia fundamental para desenvolverse en la Sociedad del Conocimiento, una sociedad cambiante e incierta. El aprendizaje permanente requiere que los aprendices puedan aprender por sí mismos y dirigir este proceso para sí mismos.

 

Quien sabe aprender es capaz de:

 

  • aprender de manera autónoma
  • planificar sus acciones
  • buscar nuevas estrategias de acuerdo con los problemas que se le presentan
  • motivarse para enfrentar los problemas
  • evaluar y reflexionar sobre lo que ha hecho y
  • autorregular su proceso.

 

Aprender a aprender es un aprendizaje de alta calidad entendido como autorregulación, “a medida que el individuo adquiere mayor capacidad autorreguladora, logra mayor autonomía y, por tanto, es capaz de desarrollar procesos de pensamiento y estrategias que le permiten aprender de manera independiente y en grupos, es decir, aprende a aprender” (INEE, 2007).

 

Pintrich (2000 en Torrano y González, 2004) propuso un modelo en el que la autorregulación se organiza en cuatro fases: planificación, auto-observación, control y reflexión.

 

Planificación

 

Se desarrolla mediante actividades en las que el aprendiz establece las metas que quiere alcanzar, activa su conocimiento previo y metacognitivo sobre los conocimientos que requiere para alcanzar dichas metas y sobre los recursos y las estrategias que pueden ayudarlo a solucionar la tarea,  se motiva y planifica el tiempo y el esfuerzo.

 

Auto-observación

 

Esta fase incluye actividades que ayudan al aprendiz a tomar conciencia de sus conocimientos, motivaciones, emociones, uso del tiempo y condiciones de la tarea y del contexto. Así, toma conciencia de que no ha entendido algo, de qué tan motivado está en la tarea y de las reglas para llevarla a cabo.

 

Control

 

Implica la selección y el uso de estrategias que le permiten al aprendiz controlar su pensamiento, motivación y emociones, así como el tiempo, el esfuerzo y el contexto de la clase.  Es la fase de ejecución del plan de acción donde se manifiesta un itinerario para resolver la tarea, los apoyos utilizados, resultados parciales, dificultades, esfuerzos y dedicación.

 

Las fases de auto-observación y control  ocurren simultáneamente.

 

Reflexión o evaluación

 

Contempla los juicios y evaluaciones que hace el aprendiz sobre el proceso seguido para la resolución de la tarea comparándola con los criterios establecidos inicialmente, las razones que atribuye a los éxitos o fracasos en conseguir la meta, las reacciones afectivas frente a los resultados, la elección del comportamiento a seguir en el futuro y la evaluación del ambiente de aprendizaje.

 

La autorregulación  es un proceso holístico, en cada una de las fases están involucradas todas las demás, por ejemplo, en la fase de orientación también están presentes las fases de ejecución y evaluación.

Autorregulación

En síntesis

Autorregularse implica hacer un plan de trabajo, tomar conciencia sobre los conocimientos y las emociones implicadas en la tarea, llevar a cabo el plan utilizando unos recursos y sorteando dificultades, evaluar el proceso seguido y contrastar con el planeado. Autorregularse permite ir en el camino de ser competente para aprender a aprender.








A %d blogueros les gusta esto: